Es de conocimiento general, que en todo dispositivo de una sentencia dictada por un tribunal que decide sobre una litis figura un ordinal que refiere sobre el pago de las costas del procedimiento; en algunos casos son compensadas y en otros la parte perdidosa resulta condenada a pagarlas en favor y provecho del abogado de la parte gananciosa.

El abogado favorecido con la decisión en lo concerniente a las costas, ostenta en primera fase un crédito con las características siguientes:

i. Cierto: La sentencia dictada condenando a una parte al pago de las costas representa el título que fundamente el crédito;

ii. Carente de Liquidez: El monto será aprobado y determinado por un Juez de conformidad al procedimiento establecido en la Ley No. 302, sobre Honorarios de Abogados;

iii. Carente de exigibilidad: Solo podrá ser reclamado el pago del crédito al momento de la sentencia adquirir la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada y sea expedido por un Juez el auto de aprobación del Estado de Gastos y Honorarios sometido a tales fines;

En efecto, el artículo 130 del Código de Procedimiento Civil dispone que “toda parte que sucumba será condenada en las costas; pero éstas no serán exigibles, sea que provengan de nulidades, excepciones o incidentes o del fallo de lo principal, sino después que recaiga sentencia sobre el fondo que haya adquirido la fuerza de la cosa irrevocablemente juzgada.”

Leer más…